Artículo del Facoblog

Reflexiones personales sobre la crisis del COVID-19

Hola soy Fernando Soler, oftalmólogo en Elche (España) y voy a intentar describir la situación en nuestro país, la situación en mi ciudad y entorno y algunas reflexiones personales que pueden estar equivocadas pero son las ideas que tengo en este momento.

De entrada decir que lo del COVID-19 va muy en serio y lo es por varios factores, unos ligados al virus y otros a las circunstancias sociosanitarias.

El patógeno no es un virus de la gripe como pensábamos al principio. Es de 2 a 3 veces más contagioso y puede tener actividad mortal directa en determinados casos al provocar una neumonía amplia y letal, incluso en pacientes jóvenes y sin patología previa. Otros revierten.

Se considera que el 80% de las infecciones son leves y se curan en casa, pero hay un 20% que acaban en el hospital. Hay una tasa promedio de fallecimiento que es del 3.7% de fallecimientos. Acorde con los datos oficiales, en China ha muerto el 3.96%, mientras que en Italia está en el 6.7%. En España andamos cercanos al 3%. Ojo estos datos no son fiables pues depende cómo se diagnostique la enfermedad y los criterios de inclusión. Con el mismo número de muertes si los criterios de inclusión son laxos la tasa de mortalidad es baja pues habrá más teóricos infectados y viceversa. Es la explicación de que en Alemania solo tengan un 0.2% de fallecidos no siendo su sistema sanitario superior al español (aunque no lo parezca).

No hay una inmunización social colectiva amplia ya que es un virus nuevo con el que nadie en el mundo ha tenido contacto directo antes. No es como la gripe que son variaciones y mutaciones pero sobre las cuales tenemos una inmunización parcial. Como hemos dicho es muy contagioso por lo que se recomienda la separación social de 1-1.5 metros entre personas.

En Inglaterra no están restringiendo nada buscando la inmunización social. Así, tienen abiertos colegios, teatros y de todo. El fútbol lo ha cerrado la propia Liga Inglesa al haberse afectado jugadores y entrenadores como el español Arteta del Arsenal. En breve se va a disparar allí la epidemia y van a caer como chinches los ingleses.

En base a esa alta capacidad de contagio se toman medidas para limitar el contacto social y evitar al máximo las infecciones. ¿Y por qué se hace con el COVID-19 y no con otras epidemias incluida la gripe común que mata más gente que este nuevo bicho? La razón es que si una gran parte de la población se contagia, ya hemos visto que el 20% precisa hospitalización y muchos de ellos en unidades de intensivos y con intubación. Esta situación colapsa el sistema sanitario de cualquier país pues se produce de repente. En la gripe estacional lo es de manera lenta a lo largo de los meses y el sistema los puede atender. Aquí no. Es como sacar dinero del banco. Si van unos cuantos no pasa nada pero si todos deciden sacar su dinero el banco se colapsa y quiebra.

En esta situación con un gran, pero limitado número de respiradores para pacientes intubados y camas de intensivos, el colapso sanitario obliga a buscar prioridades y dejar morir gente que no puede ser atendida. Eso ya está pasando en Italia y en España.

Pero no acaba aquí la cosa. Los hospitales tienen que cerrar casi todas sus otras actividades debiendo utilizar las plantas de hospitalización de cualquier especialidad para infectados por el virus. Igualmente en Italia (y pronto en España) oftalmólogos, dermatólogos y otras especialidades se reconvierten en neumólogos por una temporada para poder dar asistencia a pacientes sospechosos o ingresados. Se emiten decretos de los Gobiernos Autónomos llamando o avisando “a los sanitarios reservistas”, es decir prejubilados, jubilados, exentos de guardias, etc.

Mi hijo es Médico Residente de Medicina de Familia. Es R-2 y tenía un mensaje muy cauto sobre el COVID-19. Este jueves 12 estuvo de guardia en el Hospital General de Elche. A las 0.45 de la noche y tras casi quince horas presenciales en Urgencias nos envió un mensaje:

“…Ya hay 2 casos graves en el HGUE (una afectada de 50 años en la UVI). Yo sabéis que no he sido nada alarmista. Pero… haciendo una revisión y viendo el avance y la gran virulencia que tiene, pues la transmisión crece de forma exponencial yo os recomendaría limitar las actividades sociales. Tranquilidad. Yo por lo pronto a casa no iré en 2 semanas (tiene piso propio)…”

El ejército español tiene dispuestos hospitales de campaña por si es necesario instalarlos en determinados sitios, en especial en Madrid, foco principal de la epidemia. Por cierto, ¿Qué han hecho muchos madrileños con el cierre de los trabajos y la recomendación de quedarse en casa y no moverse? Pues fácil, se han ido a sus residencias de veraneo en la costa, al pueblo de sus padres en Castilla o Extremadura o Galicia. Resultado, se lleven el COVID-19 por toda España diseminando la infección. De hecho el primer ingresado muy grave en Murcia fue un madrileño que se vino en ese plan.

Si viniera el COVID-19 de manera espaciada se podría absorber sanitariamente sin problemas. Pero no es el caso. Esto ha dado lugar a un movimiento muy grande donde los sanitarios han emitido vídeos virales pidiendo a la gente que se quede en casa, que no salga y que no socialice.

Pero cuidado. Estamos en tiempos políticamente convulsos y de mucha desinformación y también han salido muchas Fake News. Hay que saber distinguir y todo lo comentado es lo real.

¿Cómo está España ahora? La frase es que estamos a diez días de distancia de Italia, con las mismas ideas, errores y curso que tuvieron los italianos. Es decir, no darle importancia al principio, yo no soy un viejo, ésto no va conmigo y salimos a todas partes… hasta que cerraron el norte de Italia y ahora no se puede entrar ni salir del país o hay muchas restricciones.

Se espera que en esta semana alcancemos parte de los “logros” negativos de los italianos. Los hospitales colapsándose y aumentando el número de muertes evitables.

Hoy se ha proclamado el Estado de Alarma y se restringe mucho la circulación de personas, se cierra de todo incluidos bares y restaurantes. En unos días alcanzaremos el nivel italiano y se obligará a ir con salvoconductos por la calle.

Creo que toca limitar al máximo las actividades de todo tipo, aguantar el tirón y esperar que el pico pandémico pase en nuestro país como ya empieza en China. Pero, ¡cuidado!, este es un problema mundial y va a afectar a todos los países del orbe. Así que siguiendo el refranero español: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

1 Comentarios

  • Ana Funes
    marzo 16, 2020

    Gracias Dr. Soler, su explicación y descripción de la situación es excelente. Un saludo

    Responder

Deja un comentario

7 + 9 =