Carta del director

Carta del director

UNA HISTORIA (BREVE) DE FACOELCHE

En la presentación de Faco10 expresaba que “… hay celebraciones que se ligan de manera especial al número de años que se producen. Que un evento científico cumpla diez años es un orgullo y una satisfacción, máxime cuando ésto ha sido posible gracias al esfuerzo que entre todos hemos hecho para que esto se produzca..”.

FacoElche se gestó en los últimos años de los 90. Era una época en la que la oftalmología española se veía abocada a una nueva reconversión quirúrgica, adoptando la facoemulsificación como el nuevo estándar en cirugía de la catarata. Habían pasado ya casi diez años desde que el Profesor Domínguez en Madrid y el Dr. Coret en Barcelona, secundado éste por el Dr. Soler Sala, introdujeran la técnica en España e iniciaran la travesía de un desierto que finalmente les llevaría a la Tierra Prometida del reconocimiento y del asentamiento de su maestría.

De repente todo cambió. Ya no eran sólo nuestras habilidades manuales, sino que nos debíamos además asociar a una máquina. Y a una máquina de comportamiento irregular y que en ocasiones te fallaba y te dejaba no sólo contrariado por la complicación sino con un problema clínico a solventar.

Fueron años en los que varias casas comerciales apostaron por la formación. Alcon empezó sus cursos estables en su sede de Alcobendas, Allergan-Amo viajó por todo el país con su wet-lab itinerante y, posteriormente, Pharmacia abrió asimismo una sede estable de formación en Barcelona. No sólo éso sino que además patrocinaban cursos y reuniones por todas partes. Los tiempos y las técnicas cambiaban y todo el país se iba a tener que poner las pilas.

Indudablemente el fin último era comercial, pues ellos mismos eran los que iban a vender esas máquinas a las que uníamos indefectiblemente nuestro destino profesional o esas nuevas lentes que necesitaríamos. Pero también es cierto que hubo otra gente, otras firmas con idénticos intereses comerciales que no apostaron por la formación, pasando a pescar en río revuelto. Es por ello de justicia reconocer el esfuerzo que realizaron estas empresas para la mejora colectiva y para incorporar a los cirujanos españoles al nivel que ahora ocupan.

En ese entorno se va gestando FacoElche. Desde el Servicio de Oftalmología del Hospital General Universitario de Elche y como Jefe del mismo, llevábamos años organizando numerosas reuniones, la mayoría de las veces de carácter regional. Algunas de ellas muy novedosas como un curso de laserterapia Argon-Yag con wet-lab y transmisión en directo de procedimientos láser. O reuniones pioneras sobre Internet en Oftalmología, campimetría, infecciones, etc.

Algunos compañeros me pidieron que, puesto que ya tenía cierta experiencia organizativa y dado que participaba de manera regular en cursos de facoemulsificación por toda España, debía organizar una reunión importante de cirugía de cataratas en Elche. Aunque la idea me gustaba, yo no pensaba en una reunión “importante” como se me requería, sino en un curso de faco más, tal vez de mayor proyección, pero con una difusión principal en nuestra zona.

Me iba a encontrar con dos problemas adicionales. Primero elegir la fecha adecuada, puesto que proliferaban las reuniones y había que buscar un hueco libre y con cierto atractivo para todos. Contando con que la mayor parte de los días del invierno de Elche son suaves y soleados, elegí el fin de semana que incluyera el primer viernes de Febrero. Fue un acierto pues el buen tiempo nos ha acompañado en la mayor parte de las ediciones.

El otro era que hasta entonces la mayor parte de los cursos eran patrocinados en exclusiva por una firma y yo, puesto que mi idea era sólo para un curso o reunión, quería que participaran las dos firmas que desde el principio me apoyaron, Alcon y Allergan-Amo. Conseguir esto fue realmente difícil, generó muchas anécdotas y demoró mucho el arranque, aunque finalmente se consiguió. En recuerdo de aquellos días previos y con mi reconocimiento personal he querido incluir sus identidades corporativas a pié de página.

La primera reunión fue un éxito que ni yo mismo me esperaba. Vinieron más de 350 asistentes de toda España que pudieron ver una manera diferente de transmitir el conocimiento, asistir a una sesión en directo de cirugía de cataratas complejas y muy bien resueltas y comprobar cómo una nueva generación de ponentes podían presentar sus faco-problemas con toda naturalidad.

Al finalizar FacoElche99 y reflexionar sobre lo que había sido ese curso singular, empecé a pensar. “Parece que ha tenido aceptación. Ha venido mucha gente y lo hemos organizado nosotros solos. Sabemos ya cómo se hace y cómo y dónde se contratan los audiovisuales, la transmisión en directo, las carpas, las azafatas, la papelería, los porta-acreditaciones…, creo que podríamos repetirlo al año que viene”.

Y como ha sido la norma a lo largo de estos años, organizando todo con un reducido grupo de colaboradores de mi clínica, llegó FacoElche 2000. Acreditamos 450 asistentes, y 2001 con más de 500, y 2002 con más de 600, y, y, y… y hasta ahora con una asistencia media de 700 personas, siendo en la actualidad FacoElche la tercera reunión con periodicidad anual más importante en nuestro país, tras los congresos de la S.E.O y SECOIR.

Realmente, y como vamos a ver en las siguientes páginas, donde comentaremos detalles y anécdotas de todas las ediciones, el mérito del éxito de FacoElche no es mío. Es un éxito de todos los que han participado, asistido, patrocinado, organizado y colaborado en un esfuerzo colectivo hacia algo que se ha hecho posible porque se hizo ENTRE TODOS.

    Deja un comentario

    cuatro × uno =

    historia