Etiquetas

Confusas navidades

Debo confesar –y quizás a usted le pase lo mismo– que desde mi más tierna infancia la Navidad me tenía muy confundido. El niñito Jesús, Santa Claus, Papa Noel, los renos, el arbolito y los pesebres se mezclaban en mi cabeza –algo obnubilada por la comida propia de otros climas que solemos ingerir para esa fecha–. De todas maneras el tema pronto pasaba al olvido cuando abría el primer regalo.